¿Existe algún riesgo cuando se realiza ejercicio físico durante el embarazo?

Cuando se realiza actividad física durante la gestación pueden existir problemas que la mujer embarazada debe conocer, por eso es tan importante que se consulte al médico antes de comenzar un programa de actividad física ya que en algunas circunstancias van a existir contraindicaciones que desaconsejan la realización de la misma.

Contraindicaciones del ejercicio físico en el embarazo:

  • Contraindicaciones absolutas para la práctica deportiva durante el embarazo:
    Deben excluirse de la práctica de ejercicio físico aquellas mujeres que presenten: 1. Enfermedad renal, cardiaca o infección aguda. 2. Embarazo múltiple. 3. Hipertensión durante el embarazo. 5. Cérvix incompetente. 6. Rotura precoz de membranas, parto prematuro, sangrado vaginal, sospecha de distress o retraso del crecimiento intrauterino.
  • Contraindicaciones relativas para la práctica deportiva durante el embarazo: 1. Hipotiroidismo o hipertiroidismo.
    2. Hipertermia.
    3. Neumopatías agudas.
    4. Infección sistémica.
    5. Fatiga extrema.
    6. Molestias o dolor musculo-esqueleto
    7. Diástasis del recto anterior abdominal.
    8. Obesidad excesiva.
    9. Contracciones uterinas.
    10. Arritmia cardiaca materna no controlada.
    11. Diabetes tipo I no controlada.
    12. Obesidad mórbida
    13. Delgadez extrema (IMC <12).
    14. Historia de vida sedentaria extrema.
    15. Retraso de crecimiento intrauterino en el actual embarazo.
    16. Hipertensión/pre-eclampsia no controlada.
    17. Limitaciones ortopédicas.
    18. Patología tiroidea controlada.
    19. Fumadoras.
  • Debemos interrumpir el ejercicio inmediatamente si…
    1. Sangrado vaginal.
    2. Disnea antes del esfuerzo.
    3. Mareo.
    4. Cefalea.
    5. Dolor pectoral.
    6. Debilidad muscular.
    7. Dolor en pantorrillas o edema (debe descartarse la tromboflebitis).
    8. Parto prematuro.
    9. Descenso de los movimientos fetales.
    10. Perdida de líquido amniótico.

Beneficios de la práctica de pilates y el embarazo:

  1. Aumenta la consciencia corporal.
  2. Relajación.
  3. Mejora de la postura.
  4. Libera estrés.
  5. Mejora la agilidad y la coordinación en las tareas motrices.
  6. Eliminar dolores posturales.
  7. Mejora las molestias y la movilidad en los tobillos.
  8. Mejora el retorno venoso en la extremidad inferior.
  9. Reduce la aparición de venas varicosas y hemorroides.
  10. Fortalece y Flexibiliza el suelo pélvico.
  11. Reduce el riesgo de incontinencia urinaria.
  12. Mantiene en lo posible el tono muscular de la musculatura profunda del abdomen.
  13. Aumenta la movilidad intestinal y mejora el estreñimiento.
  14. Mejora la función cardiovascular.
  15. Tonifica la musculatura de las extremidades superiores e inferiores.
  16. Disminuye el riesgo de padecer un cuadro de hipertensión arterial.
  17. Puede ayudar a regular los niveles de glucosa en sangre (diabetes gestacional)
  18. Prepara a la futura mama para una recuperación posparto más rápida.

Como conclusión el pilates en el embarazo puede aportarte muchos beneficios a ti y a tu bebé. No obstante, debes consultar con tu médico antes de inscribirte en alguna clase de pilates. Recuerda que no debes realizar ningún cambio de hábito durante la gestación sin consultar al especialista. ¡Tu salud y la de tu hijo son lo primero!

Ayudas a Pymes y Autónomos para compensar el sobrecoste energético en 2022

Zésari Pilates ha recibido una ayuda de la Unión Europea con cargo al Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020, financiada como parte de la respuesta de la Unión a la pandemia de COVID-19 (REACT-UE), para compensar el sobrecoste energético de gas natural y/o electricidad a pymes y autónomos especialmente afectados por el incremento de los precios del gas natural y la electricidad provocados por el impacto de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania.