La comunicación entre cuerpo y mente se produce en forma de impulsos nerviosos. Los pensamientos y sentimientos generan impulsos eléctricos que causan unas reacciones bioquímicas en el resto del cuerpo.

También podría ocurrir de forma inversa, el cuerpo recibe un estímulo que genera un impulso nervioso y unas reacciones bioquímicas que pueden invocar ciertos sentimientos.

Algunos ejemplos los podemos encontrar cuando una mala noticia nos causa malestar estomacal después de comer, el dolor de cabeza que nos produce una gran preocupación o la felicidad que nos invade al superar un reto.

Pero ¿se puede influir en el desencadenamiento de estas reacciones de forma intencionada? Aunque de forma limitada, parece que sí. La postura corporal y las expresiones faciales están estrechamente relacionadas con ciertos estados emocionales. En consecuencia, si aprendemos a usar nuestro cuerpo en la comunicación no verbal, podemos predisponer de forma consciente a nuestra mente a las emociones y sensaciones que nos interesen.

Hay muchas acciones que pueden influir positivamente en la comunicación cuerpo y mente y hacernos sentir y pensar mejor. 

  1. Hacer ejercicio o alguna actividad deportiva, aunque sea ligera, segrega dopamina y serotonina conocidas como las hormonas de la felicidad. Puede que durante la actividad no te sientas muy feliz, pero posteriormente percibirás un estado de bienestar y relajación.
  2. Comer alimentos naturales regula nuestro aparato digestivo y las bacterias del intestino, mejorando las señales (segregación de hormonas) que produce nuestro segundo cerebro. Alimentos probióticos como el yogur o el kéfir, además, mejorarán la calidad de la flora intestinal.
  3. Duerme 7-8 horas al día. Durante el sueño, el organismo aprovecha para regenerarse y el cerebro se libera de toda la actividad del día. 
  4. Da las gracias y sonríe. Como hemos mencionado, los gestos cotidianos tienen la capacidad de influir en nuestros pensamientos y percepciones.
  5. Conecta con la naturaleza. Otros seres vivos como animales y plantas, el aire puro y el contacto con la Tierra pueden generar reacciones bioquímicas en nuestro organismo que reduzcan el estrés y nos hagan sentir mejor.
  6. Meditar, practicar mindfulness o técnicas de relajación hará que te liberes por unos momentos del ruido exterior, causando un estado de paz y bienestar.

EN RESUMEN

Cuerpo y mente son partes de la misma realidad y lo que sucede en uno de ellos se refleja en el otro.  Cualquier estímulo o pensamiento puede desencadenar un torrente de reacciones bioquímicas y producir ciertas sensaciones y emociones.

Ayudas a Pymes y Autónomos para compensar el sobrecoste energético en 2022

Zésari Pilates ha recibido una ayuda de la Unión Europea con cargo al Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020, financiada como parte de la respuesta de la Unión a la pandemia de COVID-19 (REACT-UE), para compensar el sobrecoste energético de gas natural y/o electricidad a pymes y autónomos especialmente afectados por el incremento de los precios del gas natural y la electricidad provocados por el impacto de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania.